Es extraño cómo los recuerdos que puedes tener tienen la posibilidad de estar muy lejos de la verdad. De hecho, vi “¡Vive! “La de Zhang Yimou “cuando fue al cine y desde ese momento no la he visto hasta hace unos días para lograr escribir este articulo después de encontrar el libro de segunda mano en una librería de viejo (link al sitio). Ya pensaba que la película duraba más de tres horas y después pensé que la crítica al sistema maoísta era bastante más virulenta que eso.

“¡Vive!” “es una película que traza la narración de China desde principios de los años 40 hasta principios de los setenta. Así, es a través de las aventuras de la familia Xu que el director traza la narración de su país. La película empieza en una clase de tripot chino y en el que un hombre juega y pierde bastante dinero en dados. Este es un juego chino que no conozco (pero no importa), porque los adictos al juego son los mismos en todas partes: alterados, incontrolables y quebrados. No obstante, cuando regresó a casa, Xu Fugui fue reprendido por su mujer. Le pide a su marido que ponga fin a sus ocupaciones ruinosas, la familia está próximo de perder su casa, pero Xu Fugui no quiere escuchar nada. Incapaz de llevarlo a cabo, la joven deja el lugar de vida familiar con su hijo. Este último ocasionalmente regresará con otro niño y ella encontrará un marido pacífico que decidió llevar a cabo todo lo viable para redimir sus faltas pasadas y proteger de su familia lo más bien que se pueda. Todo estará bien, hasta la primera catástrofe histórica. Nos encontramos a finales de la década de 1940, al comienzo de la guerra civil que marcó el nacimiento de la República Habitual China. Además, desde esta salida hacia el frente, los dramas (políticos y familiares) no dejarán de acumularse. No me detendré en las desgracias de la familia Xu, para no revelar mucha historia. Pero sepan que la vida en la China comunista de Mao era muy dificultosa. Así que precisamente, como mencioné anteriormente en mi primer párrafo, pensé que la película era bastante más virulenta, pero los asaltos contra el régimen comunista, aunque no sean frontales, hay, y el espectador puede comprender muy bien la situación. Y todo va desde el más absurdo hasta el más trágico de los avances sociales y económicos. Además, la familia Xu seguirá readaptándose…

 

La película de Zhang Yimou es muy emocionante, pero también muy ilusionado sin importar todas las desgracias que se han juntado sobre China y la familia Xu. Pienso en el proverbio japonés que dice algo así como “en esta ocasión sobre el lote, ocho ocasiones parado”. De hecho, el director chino podría haber utilizado este proverbio como título. Además, la película es muy confusa, porque los instantes tragicómicos son desestabilizadores. La desaparición puede ser entretenida, sin importar la música inquietante y el desastre que sientes venir. Hay mucha ligereza en este testimonio cinematográfico que jamás es lloroso, en tanto que podría serlo fácilmente. Me conmovieron los individuos que por último todos tienen una aceptable formación y ninguno de ellos se expone como una mala persona, no los que trabajan para el Partido Comunista. Me gustó la escenografía de la película así como la imagen. Por último, como habrán comprendido, me gustó bastante esta producción china que ganó el Enorme Premio del Jurado de Cannes en 1994, así como el Premio a la Humanidad y al Mejor Actor por Ge You. Lamentablemente, el director no ha podido venir a agarrar su premio, porque por supuesto esta crítica a la sociedad china no le gustó a todo el planeta y Zhang Yimou, en sepa del visado de censura de Pekín, no ha podido salir de China. Hoy, por lo cual tengo comprendido, la película es alcanzable en territorio chino.

¿Qué te se ve eso?

Share: